El futuro de las oficinas: Descentralización y Flexibilidad

brickbro

La crisis del COVID-19 ha supuesto un gran reto para muchos de nosotros y un gran experimento de teletrabajo a nivel global. En muchos casos se ha demostrado que muchas de las tareas desempeñadas en las oficinas no requieren de su presencia física, y más con la tecnología de la que disponemos hoy en día. El trabajo flexible y no presencial, cada vez más, será una apuesta por parte de las empresas y se espera que sea tendencia en los próximos años.

En este blog hablaremos de las formas de descentralización que surgirán en los próximos años y las tendencias que estas conllevan. 

El trabajo flexible

El 70% de los trabajadores desearían teletrabajar, pero sólo el 10% dispone de los medios necesarios. Las empresas van a ir, poco a poco, haciendo esfuerzos y tomando cambios organizativos para habilitar el trabajo flexible. Esta tendencia viene creciendo desde hace ya bastante tiempo con el auge de los coworking en los últimos años, aunque se espera que el cambio real ocurra en los próximos años con más puntos de trabajo más accesibles. Además de haber demostrado un mayor bienestar y work-life balance para el trabajador, el teletrabajo y el trabajo flexible son una alternativa más económica para las empresas, ya que permite reducir significativamente el espacio y capacidad de las oficinas centrales, reduciendo costes. 

En el año 2030 se prevé que el 40% de los trabajadores trabajen a distancia de forma flexible.

Más cerca y más accesible

Tras la pandemia global del COVID-19, los trabajadores estarán menos dispuestos a viajar largas distancias para atender a las oficinas centrales. La tendencia será trabajar más cerca de casa y de forma más flexible. 

Se espera que para 2030 dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades. El cruzar la ciudad para asistir a la oficina central dejará de ser tan común, ya que se espera que más del 60% de los trabajadores requerirán espacios de trabajo flexibles. El trabajo flexible pasa por tener un punto de trabajo cercano estés donde estés. Por esta razón, se espera que en los próximos años aparezcan múltiples espacios, pequeños y flexibles, esparcidos por toda la ciudad.

Ventajas del trabajo flexible

Además de los beneficios económicos para la empresa, el trabajo flexible tiene muchas ventajas si se implementa correctamente:

Una nueva generación

2019 ha sido el año de la incorporación de la generación Z al mundo laboral, lo que está suponiendo un reto para el personal de recursos humanos de las empresas. La generación Z es la primera generación 100% digital, están acostumbrados a aprender y trabajar en base a metodologías de formatos digitales y tienen una capacidad mucho mayor a las anteriores generaciones a utilizar de forma eficiente y efectiva nuevas herramientas tecnológicas, además de una mucha mayor adaptabilidad. La generación Z está lista para el trabajo flexible.

La irrupción de las redes 5G

Además, durante este año 2020 ya se están incorporando las nuevas redes de comunicación 5G, mucho más avanzadas que las anteriores. Con estas, obtendremos una mucho mayor velocidad de navegación, lo cual permitirá la utilización de herramientas mucho más avanzadas y cambiará por completo el modo de trabajo, permitiendo de forma mucho más eficiente el trabajo flexible. 

Conclusión

A pesar de las tendencias que se indican para los próximos años, esto no quita importancia o la necesidad de la oficina tradicional. Siempre hará falta una oficina ya que no todos los puestos y funciones son aptos para el trabajo flexible.

Lo que está claro es que el trabajo flexible es cada día una opción más real para muchos de nosotros dadas las circunstancias de la actualidad. Se espera que las empresas apuesten por múltiples espacios de trabajo o que permitan a sus trabajadores trabajar desde espacios varios. Sin embargo, las oficinas no desaparecerán, sino que se adaptarán al cambio.