Primero de todo, cabe acotar y definir el concepto de crowdfunding, pues engloba conceptos un tanto abstractos y es común confundir los tipos de crowdfunding. El crowdfunding es la financiación colectiva de un proyecto a través de internet. Sin embargo, hay distintas formas de formalizar una financiación colectiva y existen infinidad de tipo de proyectos a financiar. Esto hace que existan diversas palabras para identificar cada uno de estos tipos de crowdfunding, entre ellos destacamos:

 

  • El crowdfunding de recompensa. Es cuando se solicita una cantidad a través de un portal y se ofrece a cambio una recompensa, que suelen ser servicios o productos. 
  • Crowdfunding de donación: el fin es que las comunidades realicen donaciones por una causa solidaria, ya sea una catástrofe o por conseguir un objetivo común.
  • Crowdlending. Es un tipo de financiación donde empresas obtienen financiación de inversores y les ofrecen a cambio de una rentabilidad. 
  • Crowdequity: Ocurre cuando inversores dan financiación mediante una plataforma a la empresa/sociedad a cambio de entrar en el accionariado de la misma.

 

EL CROWDFUNDING EN ESPAÑA EN NÚMEROS

 

 

En España el crowdfunding recaudó más de 159 millones de euros en el ejercicio de 2018, datos muy positivos si tenemos en cuenta un aumento del 57% respecto al ejercicio anterior. Claramente, estamos siendo testigos de un sector en auge y perfectamente consolidado en el territorio español. Todo indica, que este modelo de financiación, seguirá creciendo durante los próximos años. 

 

La financiación participativa se ha convertido en herramienta de creación y expansión de proyectos, para emprendedores, inversores y donantes.

Por otro lado, si analizamos los tipos de crowdfunding, y sus tendencias el año pasado, podemos observar un estancamiento del crowdfunding de recompensa y un aumento exponencial del crowdlending y crowdfunding inmobiliario, que ya representa un 22% de la inversión. 

 

 

CROWDFUNDING EN ESPAÑA: PLATAFORMAS LÍDERES

 

En el contexto que nos encontramos, podemos observar el liderazgo de empresas especialistas en la financiación participativa. Entre estas encontramos Crowdcube, SociosInversores, entre otros. Dentro del crowdfunding, podemos diferenciar a los intermediarios y a los promotores. Por lo que hace la intermediación, es decir, plataformas que conectan a inversores con oportunidades de inversión, destaca Housers, que capta cerca del 80% de dicho nicho de inversión, la otra empresa con presencia en ese nicho es ICrowdhouse. Por el otro lado, los promotores. Estos se dedican a ofrecer oportunidades de inversión inmobiliaria que se financian a través de un préstamo participativo. Por razones legales, muchas de ellas colaboran mano a mano con las plataformas de intermediación como gestoras. Podemos destacar como principales players en este sector a Brickbro y a Propcrowd.

En el préstamo, tanto MytripleA, como Lendix son líderes junto a Grow_ly que ocupa la tercera posición con unas cifras más que interesantes. Kickstarter, Verkami, e Indiegogo en recompensas y Teaming, Go fund me y MigranodeArena en Donación siguen manteniendo el liderazgo en estos campos. En el ámbito del private equity en España ya contamos con una comunidad de empresas que lideran y destacan; Lánzanos, Crowdcube, Capital Cell o The Crowd Angel. 

 

En la actualidad los proyectos que tienen acceso al financiamiento vía equity crowdfunding superan el centenar cada año. Más del 60% de los casos pueden alcanzar la financiación prevista?. 

 

No obstante, el crowdfunding inmobiliario aún está en proceso de perfeccionamiento cuya consecuencia es que no termina de convencer al público en general. En primer lugar, la rentabilidad de estas operaciones no está garantizada, ya que está sujeta a las variaciones del mercado. En segundo lugar, es importante tener en consideración que la inversión va a estar inmovilizada hasta que se consiga vender el inmueble a un tercero. En tercer lugar, sabemos que son inversiones a largo plazo, ya que una operación puede durar un año e incluso algo más. Por último, aunque muchas plataformas de crowdfunding están registradas en la CMNV y autorizadas a funcionar como empresa de financiación participativa, esto no quiere decir que la inversión esté garantizada en ningún caso ya que no están adheridos a ningún fondo de garantía.

 

Son numerosos los ejemplos y proyectos exitosos que han sido financiados los últimos años, cada vez son más las empresas que apuesta por esta vía de financiación igual de válida y seria que cualquier otra, y con cada vez más adeptos. En lo que llevamos de 2019, destaca el ejemplo de Muroexe, una marca española de calzado y accesorios, que ha cerrado la mayor ronda de financiación a través de crowdequity, por valor de 2,7 millones de euros. Por otro lado, un ejemplo de expansión es Housers, que planea hacer una ampliación de capital por valor de 4 millones para expandir su proyecto a varios países más. Le queda mucho recorrido al crowdfunding y hay expectación para ver su crecimiento, sin duda, el crowdfunding es la herramienta de financiación del presente y, desde luego, del futuro. 

Deja un comentario